TRAGO Y ARETES

El presidente Ollanta Humala, en medio de la polémica originada por el decreto que pretende reinstaurar el servicio militar obligatorio (SMO), consagró otra de sus frases memorables: “Hay muchos jóvenes acá que pueden hacer servicio militar y que deben entrar al cuartel. En vez de estar tirando trago en las discotecas, vayan a servir al cuartel. Que se corten bien el pelo porque hay unos que salen con mechoncito acá, hay otros que se están poniendo arete. Vayan al cuartel a servir a su patria”.

 

Contrasta esa afirmación con la que hiciera, el 12 de mayo de 2011 –en plena campaña para la segunda vuelta electoral–, cuando Humala mostraba su oposición al SMO. “La defensa nacional no es un reformatorio, no es un correccional. La defensa nacional es para que los muchachos vayan a hacer voluntariamente su servicio militar”, afirmaba hace casi exactamente dos años.

 
Muchos nos preguntamos: ¿Qué o quién hace cambiar al presidente diametralmente de opinión? ¿Por qué sostiene un rotundo no al SMO y luego dice exactamente lo contrario? ¿Por qué nos enfrentamos cada cierto tiempo al Humala malo que sale de un clóset y mete dentro al Humala bueno? ¿Por qué hay un péndulo tan impredecible, si el propio presidente habla de la confianza como un oxígeno indispensable para vivir, pero es el mismo quien genera la asfixia?

 
El SMO es un absurdo por muchas razones; como que constriñe la libertad, discrimina con la multa de 1,850 soles para los que quieren eximirse si son sorteados, o simplemente porque confunde servir a la patria con ponerse uniforme. Nuestras FFAA deberían ser las instituciones más modernas, profesionales y atractivas para que un joven labre su futuro. Si no lo son ahora trabajemos, primero, en transformarlas. Hay que invertir en eso. Los jóvenes llegarán en tropel cuando así sea.

 
Menos mal que esa visión jurásica es rechazada por el 56% de la población según Datum y el 52% según Apoyo. La ciudadanía dice NO al presidente y al SMO. Los jóvenes dicen SÍ a la libertad. Hay mil maneras de inducir a un joven y la que nunca falla es el ejemplo.

 
Por Alfonso Baella Herrera
Publicado por Diario Expreso

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply