SOLO OCHO DE CADA CIEN PERUANOS APRUEBAN AL GOBIERNO NACIONALISTA

A la pregunta realizada por DATUM a principios de semana de ¿Cree que Ollanta Humala ha hecho un gobierno bueno, regular o malo? La respuesta ha sido: Bueno 8%, Regular 50% y Malo 41%. Además el 80% del segmento A/B desaprueba al gobierno.

12082015Las razones más o menos las conocemos : inseguridad creciente, menos oportunidades laborales, desconfianza de los inversionistas privados locales, fundadas sospechas de corrupción en las más altas esferas del poder y un nivel de gestión gubernamental de mediocre para abajo. A esto hay que sumarle que casi la mitad de la población piensa que fue un mensaje a la nación malo y más del 65% cree que, finalmente, lo prometido por el presidente el 28 de Julio no será cumplido.

Muchos se preguntan cómo, entonces, si apenas uno de cada diez peruanos califica de buena la gestión, la “popularidad” haya subido de 18 a 23%. Resulta ciertamente inexplicable. Sin embargo si miramos la cifras veremos que el Ministerio de Inclusión social, MIDIS recibirá 3,637 millones de soles para destinarlos a sus programas sociales, lo que significa un aumento del 12.3% con respecto al año pasado; es decir, 13.7 millones de soles al día durante todo este año 2015.

Este último año se está girando dinero en programas sociales de manera intensa. Muchos señalan, con razón, que por eso Alonso Segura se mantiene en la cartera de economía; es el ministro de Nadine y ella cree que manejando la asignación de recursos hacia programas sociales puede ganar votos que le aseguren un escuadrón de congresistas para el blindaje político mas allá del 2016.

El Premio Nobel de Economía 2007, Eric Maskin, comentó hace unos meses en Lima que los programas sociales, alivian la pobreza inmediata, pero no solucionan el problema de largo plazo y menos la desigualdad en el país. “Los programas sociales pueden proteger de los efectos de la pobreza extrema pero este efecto es de corto plazo, no va a reducir el problema a largo plazo”.

Lamentablemente, en el 2014 la inversión privada cayó a 1,5% y la pública en 3,6%. Una contracción fuerte porque veníamos de 15% de inversión anual. Esto se explica por varios factores: el discurso contradictorio del presidente Humala, las trabas a la inversión, el exceso de multas, la sobrerregulación, la ineficiencia del Ejecutivo para aprobar proyectos de infraestructura y darles viabilidad, etc.

En suma, el gobierno del 8% de aprobación tiene la billetera cargada pero no entiende lo que tiene que hacer. Sólo sabe regalar el dinero de todos los peruanos.

Así estamos a menos de 9 meses de las elecciones presidenciales y congresales. Urge poner los temas nacionales en el debate público y llegar a acuerdos mínimos para reconstruir la confianza y la autoridad. Hay que volver a recuperar la inversión que es la única y más segura fuente de trabajo y el factor más seguro de una verdadera inclusión social.

Por: Alfonso Baella Herrera

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply