SIRVAMOS A NUESTRA CIUDAD

La campaña municipal transcurría sin mayores sobresaltos. Pero en las últimas horas han aparecido tres encuestas (IPSOS, DATUM Y CPI) con números que auguran mayor actividad electoral. Las tres coinciden, prácticamente, en lo mismo. Primero el puntero, Castañeda, y segundo y tercero, Villarán y Heresi. Una de ellas, CPI, muestra a Heresi, por primera vez, superando a Villarán. Las tres encuestas han estado provistas del efecto “endose de votos” de Castañeda hacia otras candidaturas, porque los sondeos se han realizado cuando la candidatura del ex alcalde estaba en suspenso a la espera de la resolución del JNE; cosa que recién se produjo el sábado en la tarde cuando ya las tres encuestadoras había concluido su trabajo de campo.

 

Por eso, saber cómo va realmente la percepción sobre quién finalmente ganará la elección el próximo 5 de Octubre deberá verse mejor en los próximos sondeos. El candidato de Solidaridad parece bien consolidado en la punta. El segundo lugar podría cambiar de mano si se confirma lo que una de las encuestadoras señala. El cuarto lugar tiene también un empate técnico entre Cornejo y Altuve.

 

Es, sin embargo, interesante advertir el enorme poder que tiene o que le hemos dado, nosotros los votantes, a las encuestadoras. Por momentos parece que ellas, o los resultados que señalan semanas antes del día de las elecciones, determinan -según el que esté más arriba o más abajo- quién debe ser escuchado, mejor cubierto por los medios y hasta tratado con más respeto e importancia.

 

Un candidato “vale” según el sitio que la encuestadora le ha puesto. Esa posición además de generar un impacto en el ánimo o desánimo del elector, facilita financiamiento para la campaña y poder para los que la manejan. Estas arriba te buscan, estas abajo te olvidan.

 

No podemos, como electores, dejar que las encuestas influyan al punto que definan nuestro voto. No aceptemos lo que dicen, no porque sea falso necesariamente sino porque debemos votar por quienes creemos son mejores candidatos, y tienen equipos y planes mejor armados. Todos ellos, el que la encuesta señala como primero y el que está en último lugar, merecen no sólo nuestro respeto sino un tiempo para evaluar quienes son. Importa conocer su formación, su estructura familiar, personal, intelectual; su liderazgo y su experiencia. En pocas palabras, merecen nuestra atención y no una mera aceptación. Somos los electores los que debemos decidir las cosas. Entendamos y valoremos nuestro voto. Ese es el mejor servicio que podemos hacerle a nuestra ciudad.

 

Por: Alfonso Baella Herrera

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply