RUMORES QUE CURAN

Los “rumores” de golpe de estado estaban hace rato en la boca de todos. Lo que hizo Juan José Garrido, es concretarlo, explicitarlo y graficarlo en su editorial del Domingo pasado en Peru21. Si a estos “rumores” el presidente responde que “muchas veces creamos fantasmas donde no hay fantasmas” nos parece excelente. Si los fantasmas fueron une elucubración que puso el parche antes de tiempo en buena hora.

P16092015Si esto ha servido para que la clase política, representada por los partidos, hagan un comunicado en conjunto -menos, por cierto, el partido nacionalista lo que dice mucho de su absoluta falta de ubicación política- también es bueno y si, finalmente, todos los ciudadanos -inclusive los medios- hemos reflexionado sobre la importancia de no aceptar ningún tipo de aventura golpista al conclusión es positiva. Muy positiva.

Nosotros, lo hemos dicho, en varios espacios, no creemos que en estos momentos se pueda dar un golpe de estado y quiero explicar por qué. Para hacerlo se requieren ciertas condiciones que no existen.

1. Se requiere apoyo popular. El presidente está en el sótano de la popularidad con 13% y su esposa en la misma situación pero además acorralada por las agendas y las investigaciones.

2. No existe un problema mayor. La economía está lenta pero no estamos en crisis. Hay desaceleración, hay menos trabajo, pero hay más peruanos que tienen hoy algo que perder y nadie en el Perú en su sano juicio se va a correr esa aventura que puede poner en riesgo lo que ha conseguido en las últimos 15 o 20 años.

3. Hay varios militares con estrellas en la cárcel, aquí en el Perú, y eso es un mensaje claro. Un golpe puede y de hecho termina en la cárcel.

4. Los peruanos estamos más conectados que nunca y eso convierte a las redes sociales en una muralla francamente infranqueable.

Ninguna de esta cuatro condiciones existen y el solo “acorralamiento” no es suficiente. Por más contra la pared que las agendas hayan puesto a la señora primera dama eso no se resolverá con una acción de desestabilización vía un golpe de estado.

Sin embargo hay otros temas delicados. La prensa y el poder judicial siguen siendo presionados aunque el primer ministro Cateriano diga lo contrario. Allí está la actitud de la bancada nacionalista –y del partido de gobierno- que insultan a la prensa porque investiga las agendas. O el fallo que provoca la indignación cuando pretende blindar a los sospechosos.

Estemos preparados y alertas. Este rumor ha sido bueno por la reacción que ha despertado. Ha puesto en alerta a todos y eso es lo que debemos ver con optimismo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply