¿QUIÉN MANDA A QUIÉN?

La valiente denuncia periodística de Cecilia Valenzuela ha sido el equivalente a un cataclismo. Todavía es difícil ver claro en medio de la polvareda. Sin embargo es evidente que hoy existe una organización poderosa, ilegal y paralela que usa recursos de todos los peruanos para fines e intereses desconocidos.

 

La magnitud del resguardo policial en Batallón Libres de Trujillo, el tiempo que duró el mismo, las increíbles y contradictorias versiones escuchadas merecen una explicación clara y contundente. No la hemos visto ni oído. No puede quedar sólo, con la renuncia del ministro Pedraza, el consejero Villafuerte y el relevamiento de 7 jefes policiales. La investigación fiscal en curso puede tomar meses o años, y puede terminar siendo, como tantas otras, un camino para distraer y proteger a los responsables.

 

El seguimiento y escucha a la oposición, entre otros “usos”, son las hipótesis que estarían por confirmarse. Lo cierto es que alguien tenía o tiene mucho poder a partir de lo que ocurría en esa casa. Y ese alguien está totalmente enquistado en el aparato de seguridad y defensa del país. Si el ministro de defensa, Pedro Cateriano, lo sabía, tiene mucho que responder; su silencio sólo incrementa la suspicacia. Si no lo sabía, sólo por ese hecho, el Premier César Villanueva debería pedirle su renuncia.

 

En Mayo de este año la Dirección Nacional de Inteligencia, DINI, incrementó su presupuesto de “gastos reservados” de 9 a 75 millones de soles. ¿Cuánto de ese dinero está vinculado a Batallón Libres de Trujillo?¿Quién lo administra y bajo qué ordenes?

 

El presidente tiene que demostrar que no es parte de esto y tiene que hacerlo rápido. En las últimas horas han empezado a circular en las redes sociales llamados a un adelanto de elecciones porque esta crisis, según parece, recién comienza. No sólo es el fujimorismo sino también el aprismo quienes tendrían pruebas que pueden agravar radicalmente el panorama político.

 

El art. 167 de nuestra Carta Magna no admite dudas: “El Presidente de la República es el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional”. Pero es, increíblemente, el propio presidente quien ha puesto en duda esta máxima constitucional repitiendo por todos lados –asesorado no sabemos por quién- que gobierna como familia. En Batallón Libres de Trujillo se deben haber estado riendo, hace mucho tiempo, mientras el presidente ha venido pisando obedientemente todos los palitos que le han puesto.

 

Por eso los ciudadanos esperamos respuestas; pero sobre todo, la verdad.

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado por Expreso el 17.11.13

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply