Otorongos al sol, pero con la suya

“Busca hacer bulla, porque no hay nada” dijo Abugattas, Presidente del Congreso, sobre la denuncia aparecida en Correo en relación al polémico “convenio” entre el Congreso de la República y la Municipalidad de Punta Negra, para tener una sede de playa en el kilómetro 35 de la Panamericana Sur. “Cuando uno elabora un presupuesto, asigna montos referenciales, eso es lo que se ha hecho (…) Es simplemente una propuesta” insistió con evidente incomodidad.

 

Sin embargo pasaron pocos minutos, luego que Abugattás intentara minimizar los hechos, hasta que el propio Alcalde de Punta Negra confirmó que el convenio está hasta firmado por el titular del Congreso. Por si fuera poco Yehude Simon, Segundo Vicepresidente y miembro de la mesa directiva, aclarando a Abugattás,  salió al paso en comunicado a la prensa confirmando: ”que la Municipalidad de Punta Negra cedió un terreno de 14,000 metros cuadrados de área, en la playa “El Revés” al Congreso de la República, para la construcción de un Centro de Convenciones y Esparcimiento de acuerdo a un Convenio que obra en poder de las dos instituciones”. No era, entonces sólo bulla ni una simple propuesta sino que tiene el carácter ya de un convenio interinstitucional oleado y sacramentado.

 

Llama la atención que un hecho de tanta importancia, porque implica el uso de dineros públicos por cerca de 8.5 millones de soles, no sea conocido por la totalidad de los congresistas como bien lo indicaron los representantes, Carlos Tubino Arias Schreiber (Fuerza 2011), Javier Velásquez (APRA) y Carlos Bruce (Concertación Parlamentaria), entre otros. La opinión pública se pregunta con suspicacia qué otros convenios, proyectos o gastos habrán y por qué esta información no se pone -de manera clara- en los medios que el Congreso tiene para tal fin como su página web, su programa de radio y su canal de televisión.

 

La transparencia es una condición fundamental para el buen gobierno corporativo más en momentos en que la institución parlamentaria está tan vapuleada por los escándalos de toda índole donde sus propios miembros aparecen cuestionados. Hay 25 parlamentarios con serios problemas judiciales; ocho integrantes de Gana Perú, nueve del Fuimorismo, cuatro de Alianza Parlamentaria, tres de Solidaridad Nacional y un independiente. El Congreso de la República del Perú no es la “chacra” de nadie, y sí un lugar donde se va a servir y no a disfrutar inmoralmente de la representación que el pueblo ha entregado. Si los otorongos quieren sol, que vayan con la suya, y no con la de todos los peruanos.

 

Alfonso Baella Herrera
@alfonsobaella

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply