¿NUEVA ESCUDERA?

Marisol Espinoza, Vice presidenta de la república y congresista, concedió una entrevista hoy al diario La República. Se pronunció sobre las investigaciones y los destapes en torno a las agendas de la primera dama. “Esperemos que esta investigación se pronuncie porque creo que la agenda del país es más importante que las agendas de la primera dama”, señaló.

P10092015Su declaración llama la atención por la evidente rivalidad, no oculta, que existe entre ambas. Basta recordar la elección de la mesa directiva del congreso 2014 – 2015, cuando ella era voceada por un numeroso grupo de congresistas nacionalista pero que, sin importar ello, primó la candidatura de Ana María Solórzano –preferida por Heredia- lo que produjo un distanciamiento y además el alejamiento de un importante número de congresistas de las filas oficialistas.

Pero las discrepancias han sido casi desde el principio. En Julio del 2012 Espinoza declaró fuerte contra el ministro de economía Castilla, preferido también por la primera dama, y llegó a decir: “Hay algunos ministros que creen que fueron elegidos” en razón a la poca atención que Economía daba a diversas solicitudes de municipios en provincias.

Espinoza fue también víctima del chuponeo de la DINI hecho que hasta hoy no tiene explicación a pesar de la indignación que manifestó en su momento: “Pase lo que pase, no voy a parar hasta descubrir quién dio la orden. No temo a los reglajes porque no tengo nada que ocultar, pero rechazo y condeno categóricamente estas acciones que no hace sino dañar nuestra democracia”.

Y por eso no fue extraño que discrepara de la candidatura de Daniel Urresti –otro preferido por la primera dama- diciendo que era importante que los partidos políticos “cuenten con candidatos con credenciales democráticas, que no tengan ningún cuestionamiento, sobre todo con temas vinculados a la defensa de derechos humanos”, en clara alusión al Juicio por la muerte del periodista Bustíos en el que está acusado el ex ministro del interior.

En realidad Marisol hace un esfuerzo notable por caminar sin pisar ni al presidente ni a su esposa pero la delicada situación de la primera dama hace imposible pararse de costado o mirar al cielo. Y por eso llama la atención que, con su declaración, pretenda minimizar las investigaciones en torno a las famosas agendas. Hubiéramos querido escuchar algo diferente, más en el sentido de la encuesta de GFK que señala que más del 60% de peruanos creen que esas agendas son de la primera dama o en el sentido del 83% que pide que la señora Heredia pase el peritaje grafotécnico.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply