NADA ES BUENO A LA SOMBRA DEL PODER

 

 

Nadine Heredia ha preferido la prensa europea que la nacional. Sin duda, se siente más cómoda. En su estrategia por recuperar espacios y salir de la agenda de la Comisión Oscar López Meneses y de las acusaciones de recibir dineros de mineros ilegales, decidió ofrecer declaraciones a la periodista Gabriela Wiener de la revista El País Semanal, de España. La entrevista fue concedida en un viaje que realizó Nadine a Chazuta en Tarapoto. Las fotografías fueron realizadas por Morgana Vargas Llosa, hija del Nobel Mario Vargas Llosa, muy amiga de la primera dama.

 

Weiner define a la esposa de nuestro presidente como “una de las mujeres más influyentes de América Latina” pero que, además, “sueña como Bachelet, intenta comportarse como una Michelle andina –esposa de Obama-, pero se comporta como Hillary Clinton”. Nada menos. Pero hay tres afirmaciones que vale la pena puntualizar.

 

La primera: “El señor Alan García se inventó lo de la reelección conyugal, imagino por celos políticos. A mi jamás se me había pasado por la cabeza”. Qué curioso! Y los asesores, los presupuestos camuflados para el despacho de la primera dama, los cientos de horas de cobertura televisiva, los ministros, parlamentarios y hasta magistrados con la vincha “Nadine 2016” argumentando a favor de esa postulación? Y MORENA, el Movimiento Regional Nacionalista que la iba a lanzar como su candidata presidencial? Todo eso fue un invento? García hizo de activista y ventrílocuo?

 

La segunda: “Él (Ollanta) es el hombre de las plazas, el que articula los discursos. Yo me encargo de las tareas administrativas”. Es decir, el poder paralelo lo ejerce ella. El presidente pone la cara y ella se “encarga” de la “administración”. A confesión de parte, relevo de prueba. ¿Bajo qué argumento legal la señora Heredia ejerce la “administración” del poder?

 

La tercera: “No soy de izquierda ni de derecha, soy una pragmática. Soy de las que han venido a este mundo a resolver”. Maquiavelo escribió: “El fin justifica los medios”. Otto von Bismark, creador de la expresión “Realpolitik”, hablaba del pragmatismo que no sigue principios filosóficos, teóricos ni morales. Pero un país manejado así es una nave al garete; sin rumbo ni destino, porque no hay líneas matrices, ni doctrina; sólo objetivos. Y si para “resolver” un problema debo pasar sobre principios, valores, instituciones o leyes, no importa.

 

Es interesante el pensamiento Heredia. Pero no es el pensamiento de una estadista; son reflexiones improvisadas. Y lo digo con todo respeto. Si hay que -como muchos afirman- agradecerle a ella por el salvataje nacional, es la posición de algunos. No la comparto. Yo creo que la prensa, las redes sociales y la opinión pública conectada se convirtieron, en estos primeros 3 años y medio, en un muro infranqueable para experimentos chavistas. No le debemos un favor, nos debemos una reflexión para el futuro. Nada es bueno cuando se construye a la sombra del poder y esa debería ser nuestra mejor lección.

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado por Expreso e. 29.10.14

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply