MULTADOS POR CORRER EN UNA CIUDAD DONDE EL TRÁFICO ESTÁ PARALIZADO

La indignación ciudadana sigue creciendo y el escándalo por el arbitrario cobro de multas por las fotopapeletas parece ser una verdadera caja de Pandora. Lo que va quedando claro es que lo ocurrido es otro ejemplo del poco orden, escaso profesionalismo y la dudosa transparencia que hay en la Municipalidad de Lima cuando se trata de explicar qué ocurre con los dineros que le pertenecen a todos los vecinos de la ciudad.

 

En los últimos días son miles los que reclaman y cientos de vecinos los que diariamente llegan a las oficinas del SAT para impugnar las fotopapeletas. Es una peregrinación vejatoria que las autoridades han impuesto en su inexplicable afán de hacerse de más rentas. Y mientras esto ocurre la gerente de Transporte Urbano de la MML, María Jara, insiste en que la Policía “retome el control” y siga con este sistema absolutamente mal planificado. Ese control al que se refiere Jara no es otro que el que proviene de un convenio entre la MML y el PN bajo el eufemismo del “apoyo logístico” y en el que ambas instituciones quedan mal paradas pero la Policía, que hace enormes esfuerzos por limpiar su propia imagen, tiene encima que cargar con la de la alcaldesa.

 

La última encuesta de GFK señala que los vecinos de Lima en un 40% piensan que nuestra primera autoridad metropolitana tiene malos funcionarios, 42% que no tiene plan de trabajo claro, 47% que tiene mala comunicación con los ciudadanos, 51% que no está combatiendo la delincuencia y 70% desaprueba su gestión. ¿Qué hace la Policía Nacional tomando fotos para la Municipalidad de Lima mientras la delincuencia tiene hasta el cuello a los vecinos?

 

Mientras tanto a la autoridad municipal pareciera que sólo le importa la recaudación y el dinero para cubrir la planilla y los gastos que ha hecho crecer sin control ni planificación. Las multas no son para beneficiar al vecino con educación, prevención o mejores servicios. La multas son, en realidad, para pagar puro gasto corriente porque en la Municipalidad de Lima ya no hay plata. ¿Dónde están los regidores municipales que fueron elegidos para ser oposición y ahora guardan silencio?¿Por qué no denuncian públicamente lo que está ocurriendo?¿Qué esperan los congresistas para abrir investigación?¿Por qué el Ministerio Público demora tanto en actuar?¿Quién detiene el abuso?

 

Las cifras reveladas señalan que sólo en agosto de este año se recaudaron 14 millones de soles en fotopapeletas. ¿Cuánto se recaudó durante todo el 2011, el 2012 y en lo que va del 2013? ¿Qué se hizo con el dinero?¿Quién y por qué se oculta esta información?

 

La Municipalidad de Lima ha multado injustamente a decenas de miles de vecinos por ir muy rápido en una ciudad donde el tráfico está detenido por su propia incapacidad. ¡Qué paradoja!

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado en Expreso el 2.10.13

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply