MINERÍA ILEGAL Y CRIMINAL

La minería ilegal es una actividad perniciosa, nociva y dañina frente a la cual sólo debe existir todo el peso de la ley y el pleno respaldo de la opinión pública a la autoridad para su total y absoluta erradicación. No debe confundirse informal con ilegal y los políticos deben entender bien la diferencia.

 

La minería ilegal se ha convertido en una mafia que exporta mercadería ilegal en mucho mayor valor que el narcotráfico, que arrasa con la Amazonía, que envenena y envilece poblaciones enteras, vulnera todos los derechos laborales y que se dedica a la trata de personas en sus campamentos. Y además contribuye intensamente en el lavado de activos donde el Perú ocupa ya el segundo lugar después de Colombia.

 

Entre 1999 y el 2012, la deforestación causada por la minería aurífera ilegal tuvo una expansión del 400% en Madre de Dios y los mineros ilegales de esta zona han devastado cerca de 50.000 hectáreas de rica selva amazónica. Cusco, Puno, Madre de Dios e Ica son parte de los territorios donde no sólo ha crecido sino que se ha afianzado hasta convertirse en una actividad al margen de todo control, donde no existe estado y sólo se extiende como zona liberada. La depredación es tan grande que puede verse desde el espacio y evidencia no sólo la inacción de varios gobiernos nacionales sino la urgencia de actuar de manera implacable.

 

De los aproximadamente 200 mil mineros informales, 70 mil decidieron inscribirse en el proceso de formalización extraordinario que empezó a hace dos años y finalizó ayer 19 de Abril. No deben haber más prorrogas, ni suspensión de interdicciones pero además debe darse el marco normativo para mantener el control y la fiscalización sobre los insumos químicos y combustibles que llegan a la zona y que en más del 95% se destinan al narcotráfico. De aquí en adelante sólo hay un camino, la ley y un Estado fuerte que debe ser apoyado por todas las fuerzas políticas.

 

El presidente, los ministros de estado y los parlamentarios deberían, todos y sin distinciones partidarias, hacer un frente común y una gran cruzada nacional que de un mensaje inequívoco que en el Perú rige el imperio de la ley y el derecho. Los ciudadanos, por nuestra parte, debemos estar atentos a quienes de manera irresponsable le hacen el juego a estas mafias mineras con el sólo y único objetivo de beneficiarse económica o políticamente. La minería ilegal es, en verdad, minería criminal que tiene que desaparecer para siempre.

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado en Expreso el 20.4.14

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply