Basta de culpar al pasado!

El estribillo que ha lanzado el Gobierno señalando que hace tres décadas existen zonas liberadas, que nadie hizo nada y que, en suma, no se le puede pedir todavía resultados, no es la mejor manera de enfrentar las críticas por el desempeño tenido en el Valle de la Convención.

 

En primer lugar porque este problema no es de ahora sino precisamente de hace tres décadas y, por lo tanto, en sus 9 meses de gobierno -ya en su segundo Gabinete Ministerial- debería tener con claridad un derrotero. Más aún si el Presidente es un militar. Hay innumerables expertos, tesis, estudios, análisis, proyectos y políticas que debieron ser puestas en operación que no son secretas y que esperan decisión política para poder implementarse. 

 

En segundo lugar porque no es serio repetir lo mismo que han dicho y que dicen los que llegan a ser autoridades y se enfrentan a ser gobierno achacándole a los  “otros” la responsabilidad del presente. La autoridad elegida tiene la obligación de resolver los problemas ahora y no de contarnos la cronología de los mismos. Cada día sin solución es sólo y exclusivamente su responsabilidad.  Seguir con esa cantaleta es caer en un facilismo que desnuda la falta de ideas y estrategias. Ollanta Humala no es más candidato y por ser Presidente forma parte de ese Estado al que sigue criticando absurdamente.

 

Una buena dosis de humildad ayudará, sin duda, a ver lo que hay que hacer. Sería bueno, por eso,  revisar en perspectiva lo que se hizo bien en el pasado. La población en las zonas liberadas tiene una enorme desconfianza por las autoridades, la policía y el Ejército. El Estado no está presente porque nadie lo quiere. Hay que regresar para ganarse a la población llevando cosas concretas como carreteras, puentes, aeropuertos, hospitales, escuelas pero sobre todo ánimo. Este es un trabajo político que tiene que estar hecho por el propio Presidente. Por eso, si hay alguien que debe estar allí es él.

 

Finalmente así como el Gobierno argumenta que no se hizo nada en el pasado sería bueno recordarle que nunca en la historia del Perú ha habido tanto dinero en el fisco como ahora – dinero que sí ha recibido de varios gobiernos pasados- y que por eso, en un país en crecimiento económico como el nuestro, el desamparo logístico y material de las tropas y de la población es injustificable. Hay que dejar de mirar al Gobierno y ver más al Estado que es lo que realmente debemos fortalecer, es decir,  menos critica al pasado para intentar tapar la incompetencia del presente.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply