MÁS ALLÁ DE LA NAVIDAD.

Hoy es Navidad y es un buen momento para reflexionar. Es posible que hayamos abierto los regalos soñados o nos hayamos quedado esperándolos. Sin embargo es bueno también ver un poco más allá.

 

En primer lugar creo que compartir pero sobre todo dar es mucho mejor que recibir. Dar, aunque sea una palabra, a quien no lo espera afirma el sentido de las cosas. Dar lo valioso que uno tiene, material o no; por ejemplo, tiempo, atención y consejo, termina siendo realmente reconfortante. La Navidad quizá sea, en verdad, de quienes dan en lugar de quienes reciben. Miguel Ángel Cornejo, el célebre orador mexicano, tiene una frase que empodera a quienes entienden la verdadera dimensión de las cosas: “Dar es la mayor manifestación de poder, el que sirve domina”.

 

En segundo lugar, considero que la esperanza, entendida como “el estado de ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos”, es fundamental para avanzar e impulsarse a cambiar uno mismo y a los demás. En la historia, la esperanza ha sido la palabra clave para todo cambio trascendente. No me refiero a la política, donde es obvio, sino en la ciencia, la tecnología, las artes, la religión y en general. Aristóteles, el célebre filósofo griego, decía que la esperanza “era el sueño de los hombres despiertos”. Tenía razón. La esperanza es el motor fundamental para perseverar. Y todos sabemos que no es necesariamente el mejor el que lo logra, sino el que persevera.

 

Por último está la confianza que constituye el cimiento de cualquier relación o emprendimiento personal, empresarial o político. Sin confianza no hay presente ni futuro y, por el contrario, con ella todo se puede hacer. “Todos los imperios no son más que el poder en la confianza” dijo el poeta y crítico inglés John Dryden.

 

Dar más que recibir, generar esperanza para perseverar en los sueños y hacer de la confianza el pilar sobre el que construimos cualquier estructura social bien podría ser el trípode que genere estabilidad y sostenibilidad para nuestros planes presentes y futuros. Creo que este es un punto de partida para reflexionar y lo comparto con ustedes en este día tan especial. Feliz Navidad!

 

Por: Alfonso Baella Herrera.

Publicado en Expreso el 25.12.13

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply