LA “SUERTE” DE LOS QUE VIVEN DE SUS AHORROS

No se cuántos peruanos podrán vivir de sus ahorros por 4 años consecutivos. Imagino que deben ser pocos. Pasarla sin trabajar, sin generar ingresos y sin aportar parece, para muchos, un sueño o simplemente un imposible. Las obligaciones económicas en la mayoría de hogares tienen que ver con vivienda, alimentación, salud y educación. Los que buenamente pueden disponen de algún excedente para el entretenimiento de fin de semana, pero esos son los menos.

B26082015Dos temas adicionales dibujan el escenario que vive –mejor dicho padece- una creciente masa de peruanos. El primero es que los empleos escasean. No hay chamba y esto no es una alucinación. Las cifras del INEI nos muestran la realidad. La tasa de ocupación en la capital cayó a 60.9% de la población económicamente activa y el desempleo se ubicó en 6.4%. La segunda pincelada que nos muestra un presente y un futuro oscuros, tiene que ver con morosidad en las tarjetas de crédito que subió a 2.73% en julio, según Asbanc y el incremento también en la morosidad del pago de los créditos hipotecarios. Tiempos duros, pero no para todos.

La señora Heredia, primera dama de la nación, declaró ayer que ella no tiene ingresos y que vive de sus ahorros. Lo reafirmó su abogado. Nadine es la envidia de muchos peruanos. Paga hipotecas, prestamos, colegios, vacaciones en el extranjero, amuebla nuevamente su casa, gasta decenas de miles de dólares con tarjetas que su amiga la presta y le alcanza para todo. No sólo vive de sus ahorros sino que además ahorra todo el sueldo mensual de su marido porque ese dinero, según su abogado, no lo toca. Y es curioso porque en la SUNAT, donde su prima, Tania Quispe, trabajó como Jefa máxima 4 años, no registra ingresos en estos mismos cuatro años. Esa situación que para esta institución sería – en el caso de cualquier peruano- motivo de presunción, en Nadine no despierta sospecha, suspicacia ni recelo.

Y eso que reseñamos aquí no tiene nada que ver con las agendas que Panorama reveló, con el APRA, con el FUJIMORISMO ni con la “concentración” de medios. En lo absoluto. Esto tiene que ver con lo que parece ser una repentino e inexplicable cambio de realidad económica. Es una percepción sobre las apariencias. Tiene que ver con el poder, con su uso o, si se quiere, con el abuso del mismo.

Lo que nos queda es reflexionar sobre la importancia de involucrarnos en la política. No para hacer política desde un partido político, necesariamente, sino para cuidar nuestro voto y prevenir que aventureros hagan tanto daño y siembren de desesperanza el presente y futuro de nuestro país.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply