LA POSTA DEL PERÚ

La carrera de postas es una de las más simbólicas dentro de las competencias olímpicas. No es para menos; cuatro atletas corren en tramos iguales entregando “el testigo”, es decir la posta, al siguiente relevo. Cada uno debe hacer lo mejor posible su carrera. La suma de esfuerzos es el éxito final del equipo. Jamaica, un pequeño país con menos de tres millones de habitantes tiene el récord mundial masculino con 36.84 segundos conseguidos en la última Olimpiada Londres 2012.

 

La verdad que verlos correr es sorprendente y provoca, por lo menos a mí, una sana envidia no necesariamente por ir a una Olimpiada y tener tamaño desempeño sino por algo que considero puede ser aún más significativo si extrapolamos las lecciones que ese cuarteto nos puede dar más allá del deporte.

 

Las personas que forman los gobiernos, sean municipales, regionales o nacionales, deberían mirar una y otra vez el video de los jamaiquinos (http://bit.ly/1iFHWRP ) para comprender que esos gobiernos, de los cuales ellos sólo son pasajeros circunstanciales, deben ser por lo menos preservados cuando no mejorados. Es decir, deben actuar con responsabilidad al recibir y al entregar la correspondiente posta.

 

El gobierno no es un botín, un premio o un trofeo. No se tiene para si. No se usa para beneficio propio. El gobierno es de nosotros, los ciudadanos, el pueblo. Por eso, esa actitud, que vemos por todos lados, nos está haciendo mucho daño. La degeneración es evidente. Municipios son tomados por asalto, gobiernos regionales dilapidan recursos para beneficio de los amigos de la autoridad y gobiernos nacionales, con cinismo, simplemente hacen todo, menos lo urgente ni lo que las mayorías demandan. Nadie trabaja pensando en dejar mejor lo que recibió sino obsesionados en hacer todo por quedarse y no para terminar algo sino para seguir usufructuando inmoralmente de un cargo público.

 

Zig Ziglar, el célebre escritor, vendedor, y orador motivacional estadounidense tiene una interesante frase: “Los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos”. Yo preguntaría: ¿Qué partido hemos ganado los peruanos?¿Qué capitán tenemos?¿Qué goleadores son nuestros referentes? o, mejor y más concretamente: ¿Cuánto dejará de caja la actual gestión municipal de Lima?¿Qué obras?¿Cuánto menos de corrupción tendrán las regiones a fin de año?¿Cuánto más de crecimiento, menos de pobreza, más colegios, hospitales, hidroeléctricas, puentes, pistas y comisarías habrá hecho este gobierno superando al anterior?

 

La posta que los peruanos entregamos, por medio del voto y en cada elección, debería ser sagrada y quienes la reciben deben entender que su obligación es sólo y exclusivamente servir; no servirse ellos, sus amigos o sus negocios. Y los ciudadanos debemos pedir cuentas claras. Los gobiernos pasan, los peruanos no.

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado en Expreso el 13.4.14

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply