La navidad de Yuri Merma Condori

Antes de la noche buena del pasado lunes 24 de Diciembre Yuri Merma Condori y su esposa se encontraban terminando su jornada de laboral. En pocas horas irían a recoger algo de su poco dinero para comprar algunos presentes navideños, en realidad simbólicos, para sus seis menores hijos. Mientras los Merma se aprestaban a salir hacia su hogar un hecho trágico ocurrió en su propia casa ubicada en el jirón Pacheco Vargas 666, en Puno. Su hijo de 7 años, de iniciales I.Y.M.J se quedó dormido mientras una vela encendida cayó sobre sus libros de textos escolares desencadenando un incendio que acabó con su vida. Sus cinco hermanitos se salvaron de milagro pero la casa, que era alquilada, y absolutamente todo fue calcinado por el fuego que en minutos convirtió en escombros la vida de esta familia.

 

El poco dinero que estaba juntando para operar a su último hijo, que nació con una malformación en los pies, también se quemó en el fatal incendio. Yuri Merma Condori declaró a los pocos minutos: “Es una Navidad muy triste para mí, estoy en la calle con mis hijos y mi esposa. Además con este frío clima, me he quedado en la calle, por favor que me ayuden”.

 

Lo ocurrido es una tragedia dantesca para cualquier familia. Mientras millones hemos pasado la navidad con alegría y esperanza – rodeados de quienes más queremos – esta familia de peruanos ha sido víctima de la fatalidad. Es difícil imaginar la desolación y la tristeza a esta hora.

 

Esta columna, que normalmente se ocupa de temas coyunturales, hoy quiere llamar la atención sobre el caso de Yuri Merma Condori. El presidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia son quienes, quizá, de manera más rápida y efectiva están en la posición de ayudar a esta familia en este duro trance. Igualmente algún ministro, presidente regional, alcalde o autoridad quizá pueda acudir solidariamente en su ayuda. Esta sería una manera de demostrar que el Estado sí se pone al servicio de quienes realmente lo necesitan.

 

En estas fiestas navideñas hemos sido testigos de muchos incendios que han dejando desamparadas a familias en diferentes puntos del país y hemos visto como el presidente y su esposa, han acudido a tratar de mitigar el dolor y la desesperanza. Oremos por estas familias para que Dios les de fortaleza y ánimo para salir adelante y agradezcamos, todos nosotros, por tener salud, trabajo y a quienes más queremos con nosotros.

 

Alfonso Baella
@alfonsobaella

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply