LA BATALLA POLÍTICA ESTÁ EN LAS REDES

La encuesta de GFK, ampliamente difundida por Frecuencia Latina y el diario La República, y comentada por todos los medios después de su publicación el domingo 31 de enero por la noche, ha causado no pocas sorpresas. Las cifras son, para muchos, difíciles de entender: Keiko 32.6%, Guzmán 10.4%, Acuña 10%, Kuczynski 9.5% y García 6.5%. De todo lo visto el “salto” de Julio Guzmán ha sido el gran titular. De 0.5% en Noviembre a 1.9% en Diciembre y a 10.4% en Enero. Toda una sorpresa.

B03022016Sin embargo el análisis político de todo lo “importante” acontecido en los últimos días no parece estar medido por el estudio de GFK. De hecho, la encuesta nos muestra una foto incompleta de lo que ocurre. El momento en que se hizo la pregunta al público sobre por quien votaría todavía no se habían producido dos hechos importantes que políticamente afectan la actual la percepción de la opinión pública. La encuesta se hizo antes del escándalo del plagio de la tesis doctoral de César Acuña y antes de la trepada de Alfredo Barnechea, de Acción Popular, y del evidente trasvase de votos de Guzmán hacia esa candidatura; trasvase reconocido por los propios voceros de Guzmán pero además comprobado en las redes sociales.  El “campo” de la encuestas es del 22 al 26 de Enero y los hechos que señalamos son posteriores.

Por lo tanto el tablero real y actual no es necesariamente el que presenta la encuestadora. Eso hay que decirlo para los que están arriba, los que están abajo o los que no aparecen. A 70 días de las elecciones vale la pena entender que estamos inmersos en un proceso de consolidación de candidaturas y que ni Keiko –aparentemente solitaria en la punta- puede estar segura que ya está en la segunda vuelta.

Es importante considerar los tres millones de jóvenes que votan por primera vez, muchos de los cuales están conectados. Esos jóvenes están siendo impactados, desde las redes sociales, por un sinnúmero de mensajes y contenidos, algunos de los cuales son irrelevantes y contra producentes; y otros atractivos y virales. Quien logre cautivar su atención, su emoción y su activismo puede remecer esta campaña. En el mundo digital 70 días es demasiado tiempo como para sentirse seguro o derrotado; pero sin una visión de futuro, sin un mensaje empático hacia los jóvenes y sin el atributo de transparencia que cada día es más necesario en el mundo virtual; sin ello, no hay forma de mantener o de revertir una tendencia.

La gente va cambiando y la política requiere más que una renovación generacional, una redefinición de ideas simples, claras y modernas. ¿Quién lo quiere y quién lo puede hacer? Difícil responder. Ese será el gran dilema de las próximas 10 semanas pero no cabe duda que una buena parte de la batalla electoral seguirá estando en las redes sociales.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply