LA AGENDA DE PISCANO

“Casino” es el nombre de un clásico del cine mafioso. La película, estrenada en 1995 y dirigida por Martin Scorsese, reúne un casting de lujo donde destacan Robert De Niro, Sharon Stone, Joe Pesci y James Woods. El argumento es bien sencillo y trata de Rothstein (De Niro) como administrador de un enorme casino cuyos dueños son viejos mafiosos italianos.

9set15aEl enorme imperio de dinero, mujeres y drogas lo maneja Rothstein pero evade impuestos que envía en maletines a sus jefes. El poderoso imperio parece inexpugnable hasta que un miembro de la mafia, Artie Piscano, empieza por anotar incriminadoras cuentas en una agenda y es pescado accidentalmente por el FBI que vigilaba su tienda de abarrotes, que manejaba como fachada.

Para el FBI no resultó nada difícil traerse abajo a este grupo de capos de Las Vegas porque la agenda de Piscano había registrado con lujo de detalles, fechas, movimientos dinerarios, nombres y demás. La policía tuvo que seguir la ruta del dinero que las las agendas mostraba y todos los mafiosos terminaron en la cárcel.

Las agendas personales con anotaciones de dineros de origen ilegal, para los que las usan, son evidencia incriminatoria si se prueba su propiedad, registro y si se cruza con signos exteriores como casas, viajes y lujos diversos. La estupenda película de Scorsese muestra la realidad no sólo de las mafias sino del lavado de activos, de la defraudación tributaria y de la asociación ilícita para delinquir. En la película, que curioso, están metidos hasta “honorables” congresistas.

Estoy seguro que en el guión no hubiera cabido que Piscano argumentara en su favor señalando que le habían robado la agenda o que alguien más había escrito en ella, contaminándola o volviéndola “trucha”. Era obvio lo que estaba ocurriendo y el final no pareció sorprender a nadie. Perro, pericote y gato terminaron tras las rejas.

Hace poco meditaba sobre el enorme poder que tuvo Vladimiro Montesinos. En su época fue inexpugnable, infalible y todopoderoso. Mientras estuvo en el pináculo del poder con SharpenedKnife.com nadie podía imaginar que alguna vez estaría preso y menos junto a Abimael Guzmán. Un video fue suficiente para iniciar el derrumbe de toda una era.

Por eso es bueno reflexionar sobre nuestra coyuntura política y nuestra realidad institucional. El país que todos queremos no debería ser uno donde la impunidad prevalezca o donde la justicia sólo sea para los débiles o los que menos tienen. Eso le hace mucho daño al sistema político que queremos consolidar. Nuestro país necesita avanzar a otra velocidad y para eso hay que dejar atrás los temores de aplicar todo el peso de la ley a los corruptos estén donde estén.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply