JUSTICIA DE CABEZA

El caso del Ex ministro Aurelio Pastor, preso desde en el penal de Piedras Gordas II, continúa dando que hablar. Pastor había señalado que existiría una intencionalidad política en su sentencia al haber sido ministro de Alan García Pérez.La Jueza Susana Castañeda Otsu y el Presidente de la Corte Superior Dr. Oswaldo Ordóñez Alcántara declararon al respecto señalando que esto era totalmente falso.

1905Pero este ha sido sólo uno de los casos polémicos que en las últimas horas ha llamado la atención. Está también el fallo que liberó al ex vocal supremo Robinson Gonzáles junto a otros cinco miembros de la red “Orellana”. También esta lo que ocurrió ayer por la tarde cuando la Corte Suprema confirmó la rehabilitación de Waldo Ríos quedando expedito para recibir las credenciales de gobernador de Ancash.

A los casos de Pastor, Robinson y Ríos, se suma otro aún más difícil de entender. El caso de Pepe Julio que al parecer será puesto en libertad en las próximas horas. Este hombre -cuya voz estaría pidiendo “lentejas” para detener las violentas protestas en Islay- terminaría su detención preliminar en las próximas horas. Asi es… Pepe Julio se va a su casa!!! Quizá a planear el paro de fin de mes o algún otro tema parecido. La Jueza de Mollendo Janett Lastra Ramírez, desestimó ayer la prisión efectiva.

El ministro Pérez Guadalupe dijo que: “Se da el caso de muchos jueces y fiscales que son amedrentados y no son capaces de poner mano firme”.

Recientemente Ipsos-Peru publicó una encuesta en la que preguntaba ¿Qué cree que debe hacer el PJ para recuperar la credibilidad? Las respuestas eran demoledoras. Sancionar con severidad a los malos jueces 69%, fortalecer ética en jueces y fiscales 38% y disculparse con la ciudadanía 19%.

El abogado Fernán Altuve dijo ayer: “A uno que ha extorsionado, ha tomado carreteras y ha cometido delitos de sangre, se le deja en libertad, a otros por delitos de corrupción, también se les deja en libertad y a un tercero acusado de tráfico de influencias, se le mete preso, no comprendo la desproporción de la justicia, francamente”. En verdad nadie entiende lo que ocurre.

En general más del 80% de la población desaprueba el desempeño de este importante poder del estado. El público está frustrado, impotente y mortificado. No hay explicación a sentencias tan dispares. El Poder Judicial es un trípode fundamental en el estado de derecho pero no parece haber solución ni luz al final de este oscuro camino hacia la justicia. La justicia anda de cabeza cuando debería ser un espacio para asentar los cimientos de la nación.

Por: Alfonso Baella Herrera
Publicado en Expreso el 20.5.2015

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply