baella.com

Hijo de Conga

Hijo de Conga

0
Hijo de Conga

El proyecto minero más importante del Perú dejó de ser un problema técnico. Ya no importa si son 2 o 4 lagunas afectadas, si hay mucha o poco agua, no interesa si hay un EIA o un peritaje nacional o internacional, tampoco si hay 4, 6 o 10 mil puestos de trabajo en juego. Todo esto fue sólo el discurso para la galería y, en verdad, una “plataforma” política personal para que, este trascendental proyecto minero, diera a luz a su hijo más insigne: El presidente Regional de Cajamarca, Gregorio “Goyo” Santos.

 


Siguiendo con rigurosidad el libreto de la representación de David contra Goliat, Santos es sólo la cara visible porque detrás hay un centenar que hacen fila e intentan ser, aunque sea, hijos putativos como Marco Arana, Wilfredo Saavedra, Idelfo Hernández o hasta el congresista Jorge Rimarachín, que quieren subirse al carro más seguro para las municipales y regionales del 2014 o las congresales y presidenciales del 2016. Porque si algo han logrado es la cobertura mediática más importante en tiempo “no electoral”, debiéndole su popularidad y “dimensión nacional” no a sus ideas o planteamientos –inexistentes a toda luz- sino a la aparición de la virgen llamada: “Proyecto Conga”. Sin ella volverían a ser lo que siempre fueron: nada.

 


La reciente confesión de Santos de estar organizando su “frente político para el 2016” y la aparición de las primeras pintas en Cajamarca con el “Arana 2016” son sólo los atisbos de este grupo que quiere, como sea, ubicarse a la extrema izquierda de Humala y rememorar ese radicalismo del 2011 que sabemos bien pasa facturas, a la luz de los cortocircuitos del Gobierno actual, 
cuando uno se enfrenta a una población frustrada que está dispuesta a aceptar cualquier cosa como “La Gran Transformación” en lugar de gobernar responsablemente.


El “Hijo de Conga” y sus hermanos putativos ya viven y disfrutan, y saben que todo lo que viene por delante es ganancia. Si Conga no va, podrán decir que fue por ellos y podrán exhibirlo como una medalla de honor durante la campaña electoral que ya miran frotándose las manos. Si Conga va, tendrán campaña y cámaras por el tiempo que dure la mina, es decir 30 años. Toda una paradoja mientras que, por un lado, los cajamarquinos siguen esperando que sus autoridades hagan las obras y dejen de echarle la culpa a los capitales nacionales y extranjeros que confían en nuestro país, y por el otro, el narcotráfico convierte este departamento en el nuevo centro de sus operaciones.

 


Así están las cosas; sin líderes auténticos, con un Presidente de la República que sólo declara para la prensa oficial y un Primer Ministro que le sopla al oído el original descubrimiento que “los problemas no son de ahora”. La verdad es que hay un difícil escenario donde los partidos políticos no existen y a los políticos se les hace difícil hablar fuerte y defender la inversión privada, aunque sí son rápidos para defender sus personalísimos intereses.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Acerca del autor

Escritor. Autor del libro "YO QUIERO SER PRESIDENTE ¿Cómo usar Internet para ganar una elección? La estrategia electrónica de Barack Obama". Especialista en estrategia en marketing electrónico, comunicaciones, redes sociales y politica 2.0. Es consultor, director y guionista de documentales corporativos, y escribe artículos y da conferencias sobre su especialidad. Es fundador de Baella Consulting, una agencia de marketing y comunicación interactiva. Fundador de Lampadia.com

Deja un comentario