GABINETE JIMÉNEZ: SALIÓ ENTRE LA HISTERIA Y EL RELAJO

Jiménez Mayor, entrevistado por Milagros Leiva, dijo con respecto a la creciente y unánime sensación de inseguridad: “Hay una histeria de la gente en plantear temas para afectar la imagen del Gobierno”. En las redes sociales, el primer ministro, recibió un apanado virtual y a las pocas horas renunció. No era para menos. Mientras la gente en la calle no aguanta más, los ministros con sus comitivas viven en otro mundo.
El Domingo una encuesta nacional de GFK reveló que el 77% siente que el principal problema es la inseguridad y la delincuencia y, además, el 70% de la población desaprueba al gobierno. 8 de cada 10 peruanos estamos cansados, aterrados y, con razón, histéricos, pero Jiménez confesó otra realidad.

 

Su salida se enmarca en el contexto del asesinato del Director del Penal de Trujillo a manos de sicarios y el recrudecimiento de asaltos, robos y asesinatos. Pero hay otros temas que mostraron el decaimiento real del Premier. El tema de la pública desautorización presidencial sobre la compra del avión presidencial no fue poca cosa. O el boicot que, otra vez, el propio presidente le hizo cuando arrancaba la segunda etapa del famoso “diálogo” que le permitió tomar aire.

 

Así mientras el premier se despide, el gobierno parece aferrarse a lo único que, casi instintivamente, sabe hacer: regalar lo que no le ha costado. El presidente ha dicho con tono amenazador que la niña de sus ojos es Qali Warma y que nadie la toca, justo cuando la Contraloría ha identificado casi 900 riesgos en 230 colegios de Lima y cuando el Congreso a través de una subcomisión está a punto de presentar un informe del horror sobre la primogénita de Ollanta Humala.
El gabinete Jiménez nos clavó La ley Delitos Informáticos como espada de Damocles y otros proyectos como La Ley Universitaria del congresista Mora o La Ley de Protección al Menor de Contenidos por Internet del congresista Chehade, amenazan con engrosar el creciente legajo de leyes contraproducentes y absurdas; y varios de sus ministros han estado listos a poner su rúbrica y a aplaudir. Ojalá sigan su suerte.
El nuevo premier debe cambiar la sensación de tiempo y oportunidades perdidas. Es impresionante comprobar hasta donde puede ser frustrante haberle dado el gobierno a quienes nunca se prepararon para gobernar, así como tener que soportar, frente a la clamorosa realidad, que nos digan histéricos cuando ellos más bien lucen increíblemente relajados. Eso tiene que cambiar.

 

Alfonso Baella Herrera

Publicado por Expreso el 30.10.13

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply