El twitter no reemplaza el liderazgo

140 es el máximo número caracteres que twitter permite colocar para crear un mensaje. Es una herramienta fundamental junto a otras como Facebook, Youtube o linkedin. Parece imposible que una empresa, corporación, menos aún un grupo político, una institución pública -ni que decir de un líder- pueda sustraerse al uso de estos fascinantes canales de comunicación.

 

Un tuit, a veces, basta para centrar una idea, expresar un pensamiento, comunicar un mensaje o llamar a la acción, y hoy los medios tradicionales rebotan todos los días los tuits de personalidades en todo ámbito de la sociedad. Desde modelos que revelan detalles de sus pasiones hasta políticos y/o autoridades que escriben lo que se supone piensan o desean.

 

Quizá el tuit más famoso de la todavía corta vida política de la actual pareja presidencial sea aquel “es tan difícil caminar derecho?” en clara alusión a lo “torcido” que demostró estar el renunciado Vicepresidente de la república.

 

Pero el presidente debe entender que no se conduce a la opinión pública sólo desde el ciberespacio, que el vacío de liderazgo no lo crea el periodismo ni menos las redes sociales y que el ciudadano de a pie tiene el derecho de pedirle al presidente que hable, oriente, influya  y que, en suma, lidere.

 

El silencio ha venido siendo una forma de respuesta del presidente cuando, su familia –primero Alexis y ahora Antauro- ha sido puesta en evidencia. Pero, si bien nadie escoge a la familia que tiene, uno no puede ponerse de perfil ni guardar silencio cuando hay actos y conductas públicas incorrectas porque da la impresión de apañamiento y eso es una forma de abuso de poder y de prepotencia que tarde o temprano se paga, y porque los peruanos elegimos un gobierno democrático no un clan ni una panaca.

 

El presidente debe deslindar de su familia y cerrar el tema. Tiene la oportunidad de dar un mensaje contundente a todo el país y marcar una línea indubitable. Por eso es indispensable su palabra; no un tuit de él y menos uno de nuestra primera dama. El país tiene por delante temas realmente importantes para los que requerimos un liderazgo firme y ejemplar del presidente de la república.

 

Alfonso Baella

www.baella.com

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply