El cambio en el que todos debemos estar

La pregunta del Presidente Ollanta Humala en la ceremonia de Comex sobre quien había cambiado más si él o los empresarios, en clara alusión a los extremos en que ambos se encontraban hace menos de un año, debería ser visto como la constatación del rumbo acertado que el país ha tomado y de la necesidad de encontrar consensos entre todos.

 

Desde la “gran transformación” hasta la “hoja de ruta”, el país ha soportado un intenso debate, por momentos ideológico y político, sobre cuál era la dirección correcta. Si debíamos ir hacia un socialismo a lo “Chávez” o  más pegado al pragmatismo a lo “lula”.  Lo cierto es que lo avanzado desde principios de los 90 hasta hoy ha sido notable y sobre todo concreto en términos de disminución de la pobreza, mejora del empleo y de la economía. Ha quedado evidenciado que sin crecimiento económico y sin inversión privada no hay beneficios sociales y menos aún inclusión,  y que ese es el camino en el que debemos perseverar.

 

El Presidente, por eso, ha dado muestras de haber comprendido lo que para una buena parte de peruanos y extranjeros es evidente, es decir, que apuntamos –como reconoció Ricardo Lago, Ex Presidente de Chile- “a un lugar privilegiado en el umbral del desarrollo” y que debemos cuidar esa posición responsablemente. Su definición frente al proyecto minero Conga, exigiendo las máximas garantías a la empresa para evitar impactos negativos en el medio ambiente pero siendo firme en no permitir “ideologías” que contaminen su ejecución, deja ver un horizonte que genera confianza. Lo que está haciendo el Presidente es dar un derrotero a pesar de lo mucho que todavía hay por corregir.

 

Ollanta Humala no ha cambiado más que los empresarios, pero debemos reconocer que era indispensable hacerlo porque el Perú que está por delante -todavía con enormes carencias y desafíos- requiere juntar extremos, visiones y corazones. El Perú necesita que todos cambiemos y que dejemos de mirar lo malo, lo feo o lo triste y que dirijamos la mirada hacia lo que hemos logrado y hacia lo que queremos lograr como nación.

 

Nadie dice que vivimos en un paraíso pero muchos nos acordamos lo que era nuestra patria –sin rumbo, sin presente y sin futuro- y por eso nos preocupa tanto no retroceder sino seguir avanzando. Cambiemos todo lo que sea necesario pero sigamos creciendo.

 

Alfonso Baella Herrera

www.baella.com

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply