Divide y perderás

El gobierno se enfrenta a las consecuencias de su propio oscilar.

Invita, en foros internacionales, a invertir en nuestro país pero funcionarios firman actas de sujeción bajo chantaje que sólo ahuyentan a cualquiera inversionista. Humala y su gobierno oscilan o, peor aún, vacilan ante la realidad.

 

La campaña que le permitió ganar le pasa la factura. Habló contra las mineras y contra los que llamó “ricos” –como si fueran un mal para extirpar en lugar de promover- , azuzó a los excluidos “pobres” –como si fueran un ejemplo a seguir- ;y, a la hora de gobernar, se dio cuenta que la realidad, distinta a la plaza pública, es otra; que las mineras y la inversión privada, nacional y extranjera son indispensables.

 

Pero el presidente Humala no encuentra quien le diga al oído que el Perú no empieza con su gobierno, sino que nuestro país es hoy lo que soportamos y pudimos hacer los peruanos con trabajo, valentía, creatividad y tenacidad, a pesar de los gobiernos y las circunstancias.

 

Debe entender que él representa al Estado y que necesita proyectarnos hacia el mundo de forma unitaria; que hablar mal de los gobiernos pasados sólo lo debilita; que la campaña fue una cosa y el gobierno es otra.

 

Me acordaba, hace un año, del sociólogo Hugo Neyra cuando Ollanta Humala tenía 8%: “Puede ganar por su discurso radical. El Perú tiene una mitad que quiere matar a la otra mitad. Si la azuzas, ganas”.

 

Humala azuzó a las masas y ahora debe salir y explicarles, a esas mismas masas, que no vamos a matarnos porque esos dos países deben unirse en uno solo. Divididos sólo perderemos.

 

Hace más de 100 días que lo que pasa en el Perú es su responsabilidad. Le quedan todavía más de 1,700 en los que tiene que resolver varios problemas porque para eso fue elegido.

 

Alfonso Baella

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply