Dilemas PPCianos

Difícil lo que viene para el Partido Popular Cristiano en las próximas horas y hasta el lunes 23 de Julio, última fecha para definir si van o no a apoyar a Gana Perú en la Mesa Directiva. Tendrán que decidir si están con el oficialismo o si son oposición.

 

Dejando de lado las opiniones de Javier Bedoya y Alberto Beingolea, el primero, señalando estar sorprendido por la abdicación de su partido por “el plato de lentejas” y, el segundo, emplazando al candidato oficialista, Víctor Isla,  a deslindar con el “chavismo”, lo que queda claro es, en el fondo, cuál es el rol que la oposición debe cumplir para fiscalizar pero sobre todo, para darle apoyo al régimen que, hoy más que nunca, necesita a gritos.

 

Si el argumento por el sí es que desde dentro del oficialismo se ayuda más, los hechos demuestran lo contrario. No se le ayudó, desde la Mesa Directiva, a prevenir las barbaridades de Abugattás como los gestores, club de verano, programas proselitistas, despidos arbitrarios, intrascendencia legislativa,  etc.  Por el contrario, el PPC, este primer año, se vio, por momentos, arrastrado hacia algo que no quería. El PPC, dentro de APGC, no brilló y más bien fue políticamente utilizado inclusive por otras agrupaciones que en número, historia, experiencia y aporte legislativo fueron menos que el partido fundado por Bedoya Reyes. Los más chicos, en proporción,  hicieron su agosto  y el PPC no.

 

El argumento por el no, es político. Hay un deber para con los electores que votaron por ese partido -opuesto al Humalismo- y que quieren rehúya los cantos de sirena que lanza, desesperado, un sector que necesita legitimarse. Nada sería peor para la oposición, y parar el PPC, que perder la oportunidad de marcar la cancha, alzarse sobre la pequeñez y miseria, y dar una mensaje inequívoco que la política sí sirve cuando se hace con honor, principios, valores y teniendo en la mente al país.

 

Por delante está, seguramente, el año más difícil que ha tenido el Perú en las últimas décadas. Hay una escalada de violencia que la democracia debe soportar y vencer. Necesitamos un Congreso sobre todo sensato y ejemplar. Basta de torpezas políticas.  Está clarísimo, y un año ha sido más que suficiente, que la bancada oficialista de Gana Perú no estuvo ni está preparada para vencer esos retos ni para ayudar al Gobierno. La oposición tiene un deber y el PPC una obligación; veremos si la entiende.

 

Alfonso Baella Herrera

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply