DESNADINIZAR Y DESALANIZAR

El presidente García señaló el Domingo, en la entrevista que le hizo Milagros Leiva, que es necesario desnadinizar la agenda nacional. Es decir, dejar de mencionar a la primera dama, dejar de vigilar sus movimientos, sus devaneos y reenfocarnos en los temas importantes. Ana Jara, ministra y vocera del gobierno, retrucó al día siguiente señalando que, más bien, había que desalanizar la agenda. Dicho de otro modo, dejar de hablar de Alan García.

 

García y Jara tienen razón. Es imperativo que el país retome los temas fundamentales y deje los accesorios. Ni Nadine ni Alan son fundamentales para avanzar en la agenda del desarrollo. En el caso de la primera dama hará bien ella misma si se conduce con prudencia y mesura; eso ayudaría mucho a alejar los reflectores y posiblemente a la prensa. Pero el gobierno debe también dejar de poner a García en el centro del debate. La Megas –politizadas- y sus voceros, entre ellos Vargas Llosa, ayudan poco; y menos aún el propio Humala cuando “concuerda” con el escritor y vuelve a levantar al expresidente.

 

El Perú tiene problemas graves. No hay sólo corrupción en el estado sino que el delito está entrando a la política a gran escala. Es decir ya no es el robo a través del manejo de licitaciones o favoritismo en presupuestos públicos sino a través de la organización de bandas armadas con sicarios cuya finalidad es la de servir a un fin político y/o económico ilícito. Lo vemos en Lima y se consolida como un modo de operación en provincias. Esto es peligrosísimo.

 

La última encuesta de GFK ( http://bit.ly/OSLB7g ) confirma lo que todos sabemos y queremos: 71% piensa que la educación es la prioridad, 62% seguridad, 55% salud, 36% ayuda a los pobres y 19% infraestructura. El Nóbel de economía, Paul Krugman, que estuvo de visita en el Perú recientemente, señala también que la educación debe ser lo prioritario. El olfato público percibe lógicamente que sin educación no hay futuro. El “qué” parece claro; pero lo que nos falta aún es el “cómo”. Haría bien el presidente Humala y el ministro Jaime Saavedra en relanzar el tema educativo, aplicar un verdadero “SHOCK” en este sector y alinear la agenda nacional hacia este objetivo plausible, necesario y urgente.

 

La carencia de una agenda propia ha llevado al gobierno a tomar la agenda política de otros. Eso debe cambiar. No se requiere demasiada inteligencia ni agudeza política para comprender que es necesario ponerse del lado de los ciudadanos. Para eso sirven los estudios de opinión pública.

 

La agenda nacional no debe ser la de ningún candidato sino la que surja de las necesidades y aspiraciones del pueblo. Allí están los emprendedores y los humildes a quienes hay que darles ánimo y esperanza. Las peleas y los enfrentamientos ayudan poco y paralizan. A cambiar la agenda pero sobre todo a mirar al Perú más que si mismos.

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado por Expreso el 26.3.2014

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply