CELEBREMOS LA LIBERTAD

Es 1 de Enero y comienza un nuevo año; y siempre la esperanza y la reflexión las tenemos presentes en fechas como hoy. El Perú ha vivido y vive uno de los momentos más fascinantes de su historia contemporánea. Las perspectivas económicas para el año que comienza nos llevan a ver con verdadero optimismo el presente y el futuro.

 

Sin embargo el último medio siglo nos ha dejado importantes lecciones que debemos aquilatar, para aprender y entender qué ha sido lo trascendente. No revisar la historia es un lujo que no podemos darnos. Hemos luchado contra muchas cosas, y hoy lo seguimos haciendo, pero hay un valor que vale la pena repasar porque es quizá el más importante. Ese valor es la libertad.

 

En efecto, ha sido la libertad la que los peruanos hemos apreciado y ha sido ella la que nos ha impulsado de muchas más formas de las que imaginábamos. Valoramos la libertad y estamos dispuestos a hacer mucho por ella, pero sobre todo con ella.

 

La libertad nos ha permitido construir e innovar en empresas y negocios según nuestro propio conocimiento del mercado local y global. Ha convertido a nuestro país en atractivo para las inversiones nacionales y extranjeras. Ha multiplicado no sólo la oferta de trabajo, sino también la de productos y servicios. La libre competencia ha beneficiado, en todo orden, a los consumidores y ha traído una enorme gama de emprendedores en prácticamente todo tipo de actividad económica a lo largo y ancho de nuestro territorio.

 

La libertad ha permitido también, a millones de jóvenes, elegir qué estudiar y dónde. Y aún cuando falta mucho por mejorar en el sistema educativo es mucho mejor que el que teníamos décadas pasadas.

 

La libertad nos ha permitido expresarnos y opinar a favor o en contra pero hacerlo libremente y, con la aparición de Internet y las redes sociales, nadie puede decirnos qué pensar ni a quien seguir porque cada uno, en la red, es verdaderamente libre. Gracias a esa misma libertad hemos podido elegir y fiscalizar a nuestras autoridades y construir una democracia representativa y un Estado de Derecho, en camino de mejorar, pero libre.

 

En suma la libertad ha sido el oxígeno que ha permitido transformarnos de un país de perdedores a uno prestigioso que avanza y se supera, pero además ha permitido y permite que nuestro destino lo escribamos los peruanos con todos nuestros defectos y limitaciones, pero libremente.

 

Por eso, en la celebración que cada uno merece hoy, recordemos y valoremos, en su exacta dimensión, a la libertad como el bien más preciado que recibimos, que debemos cuidar y por el que siempre valdrá la pena luchar de manera incondicional. Feliz Año Nuevo 2014!

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado en Expreso el 1.1.14

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply