CATERIANO: DOS AGENDAS, UN CAMINO

Este Lunes 27 de Abril, a solicitud del Jefe de Gabinete y conforme lo establece la Constitución, el Congreso de la República se reunirá para escuchar el plan de gobierno que propone el primer ministro Pedro Cateriano para recibir el voto de investidura e iniciar la gestión de lo que todos los peruanos esperamos sea el último gabinete del gobierno del presidente Ollanta Humala.

26-04-2015Se espera un discurso sereno enfocado en los temas fundamentales que la opinión pública reclama. Por un lado la inseguridad ciudadana que continúa como problema número uno –más aún con la ola de asaltos a establecimientos comerciales y la proliferación de asesinatos por encargo casi a diario- y por el otro, el relanzamiento de la economía para lo que se espera -más que un conjunto de leyes- liderazgo y decisión para promover el gasto y la inversión pública y privada.

Pedro Cateriano ha hecho, en verdad, un sorprendente esfuerzo por tender puentes, acercarse a la oposición y por cambiar el estilo beligerante que, paradójicamente, lo llevó al premiarato. Hoy, consciente del desafío, ha asumido un papel ecuánime y prudente que, por lo menos en este tramo, resulta auspicioso. La “Agenda Cateriano” parece ser de conciliación, unidad e irrestricto respeto al estado de derecho. Los fundados temores se han esfumado y si logra el voto de confianza y sigue directo hasta el 28 de Julio del 2016 es posible predecir un proceso electoral equilibrado y justo; y una transición que consolide nuestra democracia.

Sin embargo la agenda del primer ministro se ha visto, por momentos, eclipsada por el propio gobierno en la palabra del Presidente de la República y de algunos de sus voceros en el propio congreso. Los calificativos y provocaciones han estado a la orden del día. Ha habido y parece existir otra acción o plan paralelo que rehúye el diálogo y promueve cortinas de humo.

Es importante, por eso, advertir que tenemos claramente dos agendas y un camino. Por un lado el Jefe del Gabinete en busca del voto de confianza necesario. Por otro la agenda del poder paralelo que quiere enturbiar las aguas según su conveniencia. La coyuntura política, económica y social demandan la confianza del congreso al gabinete. Lo peor que podría ocurrir este Lunes es que la representación nacional crea que negar la confianza puede ser un triunfo político. Eso sería un error. Como sería un error, aún mayor, por parte del gobierno pensar que la salida airosa del gabinete Cateriano es un certificado de buena conducta, un borrón y cuenta nueva sobre Belaúnde Lossio o el aval a la política económica del ministro Alonso Segura.

Cateriano y su gabinete tienen en sus manos la difícil reconstrucción de la confianza de los ciudadanos en el gobierno y en la política. Ambos son indispensables. El congreso, por su parte, tendrá que demostrar que está a la altura. Veremos de qué madera están hechos ambos y si el camino puede ser alguna vez de unión y concordia en beneficio del país.

Por: Alfonso Baella Herrera

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply