¿ALGUIEN DIJO ALTUVE?

El momento electoral que se avecina va a medir no sólo las fuerzas en competencia sino la sabiduría de los movimientos políticos para saber dónde y sobre todo cuándo deben actuar. Por un lado están la municipales y regionales del 2014, y por otro están las presidenciales y congresales del 2016; cada proceso va a mostrar escenarios y debería mostrar actores distintos. La lucha por el sillón municipal de la capital del Perú tiene hasta tres rivales que se juegan la supervivencia política.

 

El puntero, Luis Castañeda, que va por primera vez en su historia solo con Solidaridad, aún cuando según todos lo sondeos tiene una enorme posibilidad de ganar, debe demostrar que sabe hacer y ganar campañas. Si bien Castañeda ganó en Lima dos veces también es cierto que en las presidenciales del 2011 Lima le dio al espalda y en el 2013 no tuvo un final feliz en la revocatoria. El PPC, por su parte, es un partido con experiencia municipal que si no gana en Lima tendrá serios problemas para proyectarse hacia el 2016 y en el futuro. Su opción unitaria más importante, Lourdes Flores, deshoja margaritas y se niega a postular, pero parece buscar dentro y hasta fuera de su partido un candidato de consenso. La otra es Susana Villarán de la Puente, que, a pesar de su incapacidad para gestionar la capital, sabe que aún perdiendo gana, porque no postular es desaparecer. Estos tres actores políticos se juegan la supervivencia política. O ganan o mueren.

 

Otros parecen mirar desde la tribuna, porque participar por participar podría traerles graves consecuencias. La primera es Keiko que no tiene casi nada que hacer en Lima en este momento. En realidad su gran batalla será en el 2016. El segundo es PPK a quien poco le serviría cargar con una derrota en la capital, donde tiene un bastión ganado, en su perfilada candidatura presidencial. Y por último está Alan cuya mente, cuerpo y alma parecen haber sido predispuestos, por la fijación palaciega, para buscar un tercer mandato.

 

Así las cosas parece claro que hay dos grandes conflagraciones electorales. Solidaridad, PPC y la izquierda para el 2014, en Lima. Y Keiko, PPK y Alan, para el 2016, en el Perú. Metafóricamente hablando, son pistas distintas de un mismo circo o, si quieren, son ligas diferentes; unas menores y otras mayores.

 

Pero la política por ser una ciencia social no es ni exacta ni mucho menos previsible. Los escenarios pueden cambiar sobre todo cuando no hay renovación de caras, de mensajes o de ideas.

 

Lima no es la de ayer, ni siquiera la de la anterior elección municipal, y por lo tanto un outsider siempre puede ser una tentación para el elector joven que cada vez está mas informado pero que desprecia a los partidos y sus cúpulas; sobre todo si este outsider tiene experiencia municipal, es joven, es honesto y puede convocar a perro, pericote y gato. ¿Alguien dijo Altuve?

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado en Expreso el 18.5.14

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

3 Comments

  1. Pingback: Desde el Tercer Piso » EL JUEGO DE LAS SILLAS EN EL PPC

  2. Pingback: Desde el Tercer Piso » HUEVODURO EN CAMPAÑA

  3. Bruno Ravina Moreno says:

    http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:f2ercUF9DhYJ:www.andina.com.pe/espanol/noticia-cgtp-respalda-a-alcaldesa-lima-y-regidor-fernan-altuve-apoya-revocatoria-433517.aspx+&cd=14&hl=es-419&ct=clnk&gl=pe#.U5bPyvl_tUU

    “Difícil entender esta sociedad si no fuera que por la misma época en que se firma la minuta de constitución de esta enésima empresa de los Mujica para operar el fundo Oquendo, la municipalidad del Callao estaba a cargo del amigo y socio político de Altuve, el fallido candidato a alcalde de Lima Alex Kouri”
    Raúl Wiener
    Unidad de Investigación
    http://www.diariolaprimeraperu.com/online/politica/altuve-es-socio-de-mujica-en-el-ex-fundo-oquendo_70534.html

    No extraña pués resulta una especie de transfuga nacido del fujimorismo que tiene un perfil e historia de chanchuyos como Castañeda.

    Debemos cambiar a Villarán, hasta ahora libre de corrupción pero boicoteada y saboteada incluso desde el interior de la propia municipalidad (un ejemplo el propio Altuve) por alguno de estos dos personajes mencionados?

    La acusan de “caviar” como si eso fuera indecencia, maleadez o delincuencial; le hacen campaña de incompetente y vienen inversionistas del exterior interesados en todos los proyectos municipales; la dejaron sin equipo de trabajo vía revocatoria comprada con galletas por Alan-Castañeda; y sin embargo, ha resistido y ha salido adelante.

    No se entiende, entonces, qué quieren los limeños? Que regresen la corrupción y las mentiras?

    A Villarán la ubican en el mismo plano (mentirosa) sin embargo, puede ser legítimo debido al turbio ambiente político que se halla visto presionada a mentir respecto a si volvería a postular; realmente no se justifica, no guarda respeto por Dios y sus preceptos pero, equivale a un bebé que gatea en estos menesteres en comparación a “mentirosos profesionales”. Por ejemplo, hay quienes dicen que asumiran cualquier investigación de su gestión porque “quien no la debe no la teme” y despuén presentan amparo tras amparo para que jueces prevaricadores los libren de la ley.

    Eso le gusta a la gente?

Leave a Reply