AGENDA POLITICA 2017

Terminamos el 2016 con los fuegos artificiales del Acuerdo Nacional: foro que en 116 ediciones desde el 2002 hasta la fecha ha sido utilizado –sobre todo últimamente- como salvavidas político. Esta última convocatoria, en medio de las fiestas de fin de año y con una agenda incumplida por los propios organizadores, evidencia la incapacidad del propio gobierno para darle el lugar que se merece.

15823514_10156364985198644_1673052081007528129_nPor eso ante el inicio de un nuevo año vale la pregunta sobre ¿Cuál debería ser la agenda política para erradicar la pobreza extrema, mejorar verdaderamente el nivel educativo, tener una salud digna, disminuir la inseguridad en las calles, hacer menos atractiva la corrupción y finalmente, reducir la informalidad, impulsar las inversiones, el crecimiento económico y el empleo formal?

El gobierno debe tener conciencia que si llegamos a Diciembre del 2017 como hemos llegado a Diciembre del 2016, es decir, con estos niveles de descoordinación, contradicción y caos gubernamental la crisis puede agudizarse a niveles muy graves. La voluntad de Fernando Zavala y su equipo debe traducirse en hechos concretos y en niveles mucho más elevados de consenso y diálogo políticos. Sin duda; es la hora de Zavala.
¿Qué hacer?
En primer lugar el gobierno debería definir concretamente que es aquello mínimo que desea hacer este año. Ejemplo: La reforma electoral, del sistema de salud, tributaria, de las AFPs, de la policía nacional, etc. Si bien el gobierno ha perdido los primeros meses, todavía hay un espacio para llevarlas a cabo. Se requiere decisión y coordinación. Urge, por ello, acordar con el legislativo esa agenda de temas mínimos.

En segundo lugar es indispensable bajar los niveles de enfrentamiento. Bien hará el gobierno en controlar a sus congresistas más agresivos –que han demostrado que a nada bueno han conducido al ejecutivo- y más bien impulsar nuevas vocerías y mejores relaciones en general. Las agendas personales deben dar paso a las nacionales. Si PPK no pone orden no hay ni presente ni futuro.
En tercer lugar esta el tema anticorrupción. Las revelaciones por venir, si se confirman los rumores, pueden ocasionar un verdadero cataclismo político e institucional como nunca antes hemos visto. Será necesario mucha responsabilidad y madurez de todos para conducir a la nación por el camino de la ecuanimidad.

En resumen: concreción, consenso y responsabilidad.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply