Acuerdo de paz con olor a derrota

Lo ocurrido hace unas horas en Car­tagena, Colombia, con la firma del acuerdo de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, cons­tituye un llamado de atención para los gobiernos en América Latina. Como sostuvo el excanciller Francisco Tudela, Colombia ha ingresado en una profun­da confusión ideológica.


A partir de la firma de este tratado el Estado colombiano pagará para que las FARC hagan su partido político y tengan 10 congresistas -elegidos a dedo por ellos- en el actual congreso. Les creará distritos electorales en las zonas que ellos tenían liberadas, que­darán sometidos a la denominada jus­ticia transicional donde las penas son servicios cívicos y quedan suprimidos los juicios en curso por secuestro, ase­sinatos, etc. Esto para los guerrilleros pero no para los soldados colombianos que se les enfrentaron que seguirán en curso.

Los 7,000 miembros de las FARC reci­birán 2 millones de pesos por desmovi­lizarse y el 90 % de un sueldo mínimo por tiempo indeterminado, cada uno. Además, el acuerdo tiene proyección frente a cualquier extradición así sea pedida por un gobierno extranjero. Son inmunes a la justicia de otros países. Todo esto será manejando por una co­misión de la verdad.

El precio pagado por esta paz es altísi­mo. Las FARC han logrado imponer su programa. Es la paz de un ganador im­puesta a un perdedor que es el Estado colombiano. Peor aún, el marco legal es el art. 3 de la Convención de Gine­bra y como tal adquiere un carácter de acuerdo internacional humanitario que le da un valor supranacional y supra­constitucional que nadie podrá cam­biar en el futuro.

¿El Perú ha avalado con su presencia todo esto? ¿Será el futuro de Colom­bia lo que quiere PPK para el Perú? Nos quedamos con la duda sobre las verdaderas consecuencias que este tratado de paz puede traer. En el Perú, a diferencia de Colombia, vencimos al terrorismo y eso nunca debemos olvi­darlo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply