¿A QUÉ HORA DAMOS EL SALTO CUÁNTICO?

Entre el 17 de agosto y el 18 de setiembre de 2015 se aplicará, nuevamente, la evaluación de la Prueba Pisa en el Perú. La última vez quedamos en último lugar.

18082015-2“El Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos de la OCDE (PISA, por sus siglas en inglés), tiene por objeto evaluar hasta qué punto los alumnos cercanos al final de la educación obligatoria han adquirido algunos de los conocimientos y habilidades necesarios para la participación plena en la sociedad del saber. PISA saca a relucir aquellos países que han alcanzado un buen rendimiento y, al mismo tiempo, un reparto equitativo de oportunidades de aprendizaje, ayudando así a establecer metas ambiciosas para otros países. Las pruebas de PISA son aplicadas cada tres años. Examinan el rendimiento de alumnos de 15 años en áreas temáticas clave y estudian igualmente una gama amplia de resultados educativos, entre los que se encuentran: la motivación de los alumnos por aprender, la concepción que éstos tienen sobre sí mismos y sus estrategias de aprendizaje.”

Pisa es una forma de medir el desempeño y el impacto de la educación y por lo tanto ese resultado no debe ser soslayado ni minimizado. El sector educación tiene la atención del gobierno pero debe exhibir resultados concretos que demuestren que se está en la dirección correcta.

El presidente Ollanta Humala estuvo ayer en la tarde junto al ministro de educación, Jaime Saavedra, en una ceremonia en Palacio de Gobierno, en la que se despidió a los alumnos del programa Beca 18 que viajarán a Francia a estudiar un pregrado. “El Perú necesita jóvenes solventes técnicamente hablando, con valores, porque eso nos va a ayudar a que cada generación sea mejor que la anterior. Por eso, la gran apuesta y la obsesión de este Gobierno es la educación, este Gobierno va a pasar a la historia por la educación, porque es una política de Estado” señaló el Jefe de Estado.

Tenemos que coincidir parcialmente con lo dicho con el presidente de la república. Lo señalado es muy importante. Sin embargo importa discrepar en el lugar que la “historia” le dará por la política educativa. Para ser justos, durante la primera parte de su gobierno el sector educación tuvo poco que mostrar y navegó más bien en un mar de indefiniciones y errores. La ministra Patricia Salas, sinceramente, no la vio y no pudo liderar el sector. Recién a partir de Octubre del 2013, con el ingreso de Saavedra al gabinete Villanueva se logró un proceso con resultados concretos.

Es decir de la mitad del gobierno para adelante existe una política educativa que podemos ver con esperanza. Pero hay que hacer la salvedad que, para correr a la velocidad que necesitamos, tenemos que andar a un ritmo aún mayor. Solo en infraestructura, según AFIN, la brecha es de 63,000 millones de soles. Si no pasamos a 10 puntos del PBI esa brecha jamás se cerrará y si no cambiamos la mentalidad del estado, cosa aún más difícil, tampoco avanzaremos. Como ejemplo de la displicencia con que la burocracia mira las cosas está el estancamiento de las APP. Las asociaciones público privadas, APP, que pregona el gobierno aún no se concretan. Hay 1,400 millones de soles bajo esta modalidad pero no se han ejecutado aún.

Lant Pritchett, Presidente de la Maestría en Políticas Públicas del programa de la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard estuvo en Lima hace unos meses y señaló que debíamos hacer una inflexión, un cambio dramático y un giro abrupto si queremos realmente tener una oportunidad de salir del subdesarrollo. Perú obtuvo el último lugar en la prueba Pisa con 368 puntos hace dos años. La educación es fundamental pero si no damos un salto cuántico no lo lograremos. Requerimos, para ello, líderes en el sector y políticos que se ocupen de este tema con visión y verdadero compromiso con las generaciones futuras.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply