30 años después: La ironía de Alegría

A las 10 de la mañana del 29 de julio de 1980, luego de 12 años de dictadura militar, Fernando Belaúnde Terry de Acción Popular, recién elegido democráticamente Presidente del Perú, devolvió los medios de comunicación a sus legítimos propietarios.  Alejandro Miró Quesada Garland y Aurelio Miró Quesada Sosa ingresaron por la puerta grande. Mi padre, Alfonso Baella Tuesta, que había sido director de la página política de El Comercio tuvo el honor de acompañarlos  en ese acto de dignidad tan significativo. La foto que adjunto muestra las primeras declaraciones de don Aurelio que dijo: “Pondremos El Comercio al servicio del país”.

Tres décadas después el Perú ha cambiado  y algunos principios y gratitudes se pasan por alto a raíz del debate municipal que hoy se llevará a cabo bajo el auspicio del décano de la prensa nacional.

Lo paradójico es que el representante de Acción Popular, Gonzalo Alegría, no ha sido invitado y más bien ha sido excluído junto con Raúl Canelo y Alex Gonzales.

Paradógica también la invitación a la candidata Susana Villarán, cuyas calidades personales no están en discusión,  pero que irónicamente apoyó a esa dictadura militar que no dudó en cerrar los diarios y medios de comunicación. Bien por ella y por los otros cinco invitados porque podrán libremente exponer sus ideas y planteamientos.

Sin embargo las exclusiones que señalamos no le hacen bien a la democracia y nos deben llevar a una profunda reflexión si lo dicho por don Aurelio hace 30 años se olvidó en el camino o se perdió para siempre.

Alfonso Baella Herrera

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

One Comment

  1. Pingback: Robert

Leave a Reply